Ilundáin, Centro de Recuperación
de Fauna Salvaje

Fotografía Buho - Faureco

Personal

El Centro de Ilundáin es atendido por tres técnicos de mantenimiento y manejo de fauna, un veterinario y un Dr. en biología.


Funcionamiento

El centro cuenta con una red de recogida de animales fundamentada en el teléfono de urgencias (112). Este teléfono atiende las 24 horas del día y desvía las llamadas al personal especializado, el cual se pone en contacto con la persona que ha llamado, y coordina la recogida del animal. La red de recogida está integrada por el personal específico del Centro y de todo el personal de campo del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente. Las recogidas de animales se hacen habitualmente entre las ocho de la mañana y ocho de la tarde. Por ello en caso de llamar fuera de este periodo se solicitará se mantenga el animal cubierto y en tranquilidad hasta que el personal del departamento que coordine la entrega acuda a base a buscarlo a la mañana siguiente.


Todo los animales recogidos pasan al servicio veterinario en donde se lleva a cabo una inspección y un diagnóstico de los problemas que presenta. De acuerdo a ello, en fase hospitalaria, se aplica la intervención quirúrgica o el tratamiento necesario, incluso permaneciendo en la unidad de cuidados intensivos en caso de requerirlo.


La atención veterinaria está garantizada de forma permanente, a cualquier hora del día, todos los días del año.


Una vez pasada la fase hospitalaria, los animales pasan a las unidades de convalecencia y en el caso de las aves, se trasladan a las grandes voladeras en donde pueden recuperar sus condiciones de vuelo y ejercitarse en la caza cuando sea necesario.


Los huevos de aves o animales jóvenes ingresan en la unidad de jóvenes en donde completan su desarrollo en las mejores condiciones sanitarias y evitando la modificación de su comportamiento por el contacto con los humanos.


La fase de reinserción en la naturaleza se lleva a cabo también con métodos específicos, en función del origen y de las condiciones de cada animal, para maximizar las probabilidades de éxito.


Cada animal ingresado en el centro dispone de un expediente particular que recoge toda la información referente al mismo durante su estancia en el Centro.


Con el fin de conocer el alcance real de nuestro trabajo, determinados animales se sueltan marcados con radiotransmisores a fin de poder evaluar realmente su evolución de la naturaleza.